Llantería "El Brother"

"Ahora que gané el proyecto ya tengo para pagar la universidad y la economía para mi familia ha mejorado mucho y ahora pienso... Si no tuviera el negocio la pasaríamos difícil" 

Los tres años de vida de “Llantería El Brother” son la historia de una empresa que nació como el sueño familiar realizado con esfuerzo, constancia y mucho trabajo. Y que ahora, después de 6 meses de haber ingresado al programa de emprendedores de Centromype,  se está convirtiendo en la preferida de Tepecoyo. Su propietario  Wilmer Eliezer Martínez Fernández, dice  que lo que nació como un proyecto modesto en el patio familiar desea convertirlo no solo en llantería fuerte, sino en un taller de reparaciones especializado en motos y bicicletas.

 

Según cuenta Eliezer el comenzó a aprender la reparación de llantas hace tres años  por curiosidad, ya que un vecino montó  la reparación en un espacio que tenía, colocó cuatros postes, unas palmas, una carpeta y así comenzó a dar el servicio. Él junto a sus hermanos llegaban  a ver como trabajaba el vecino, así fue como poco a poco aprendió el oficio y conoció las herramientas que él utilizaba. Un día el vecino decide irse del lugar porque consideraba que no le era rentable el negocio. Como  Eliezer, ya tenía conocimiento de cómo hacer las reparaciones de llantas, decide alquilarle las herramientas y se hace cargo del negocio; posteriormente  con la ayuda su  familia compra el equipo básico para reparaciones de llantas para motos y bicicletas, pero las llantas de carros no las podían reparar por falta de  dinero, no les alcanzaba para comprar todos los materiales necesarios.

Como sus posibilidades económicas eran muy pocas, no lograban satisfacer a sus clientes, muchas veces tenía que mandar a comprar productos con los que no contaban pero que necesitaba, a los pueblos más cercanos, pero les salía sumamente caro, el servicio se volvía más complicado y los clientes muchas veces buscaban otro lugar donde reparar sus vehículos.

Su afán de superarse a través de su negocio lo hizo buscar ayuda, y  fue así como un amigo lo invitó a ir a  Centromype, ahí le brindaron la asesoría necesaria y lo incluyeron en el programa de Jóvenes emprendedores, por medio de las capacitaciones que recibió se dio cuenta que podía  brindar un mejor servicio y más variado.  “Centromype me brindó fortalecimiento en área de plan de negocio, que fue muy puntual porque nosotros teníamos el asesor todo el tiempo apoyándonos, con lo  que no sabíamos él estaba presto a ayudar, tuve la capacitación en contabilidad, me reforzó lo que  yo había estudiado. Ahora  el plan de negocios para mí es como la Constitución de la República, porque es el que me da indicadores para saber cómo va mi negocio, si va bien o va mal, me ayuda a identificarme con el concepto de negocio para que se impregne en mí, saber cuál es mi visión y mi misión”. Explica Eliezer.

 “Después de haber recibido mis capacitaciones,  elaborado mi plan de negocios, decidí  presentarlo ante un grupo de empresarios, empleados de Cesal y Centromype para concursar y poder obtener capital semilla para mi negocio, mi mayor satisfacción es que sí pude conseguirlo gracias a Dios”. A partir de aquí empecé a ver un cambio en su negocio.

“Ese capital semilla nos ha ayudado a crecer,  con ello hemos comprado la herramienta básica, un compresor, caja de herramientas, productos para las reparación como parches, zapatas, pega, tubos, cable de clucht,  la mayoría de la maquinaria, espátulas y llantas. Ahora incluso ya  podemos atender a varios clientes al mismo tiempo porque antes solo podíamos atender a uno”.

Luego de 6 meses de estar apoyado por Centromype, Eliezer trabaja con sus hermanos, y ellos ahora hacen la diferencia en el pueblo, prestando un mejor servicio donde la gente puede sentirse más cómoda.  “A  pesar   que ya tenemos  competencia siempre nos  escogen a nosotros por la calidad del servicio; y eso es lo aprendí en Centromype, y es lo que me ayuda a crecer y a querer crecer cada día más”.

El involucramiento de sus hermanos en el negocio y la mejora de sus ingresos, ha permitido  a Eliazar estudiar  en la Universidad, sus padres le habían dicho que no iba a  poder continuar sus estudios, porque no podían costearlos,  “ahora que gané el proyecto  ya tengo para pagar la universidad y la economía para la familia  ha mejorado mucho y ahora pienso… si no tuviera el negocio la pasaríamos difícil”.

Eliezer se ha propuesto un desafío en su negocio, hacerlo crecer más y más, para eso está pensando mandar a sus hermanos a que aprendan mecánica, con especialidad en reparación de motos, ir cambiando en forma gradual el concepto del negocio, brindar además el servicio de carwash y así diversificarse un poco para obtener mayores ingresos para toda la familia.

Wilmer Eliezer  Martínez Fernández,  tiene  18 años,  está soltero y ya inició sus estudios de mercadeo internacional en la Universidad Nacional de El Salvador, está aprendiendo inglés porque le gusta y sabe que le va a servir, su tiempo libre lo dedica a la música, aprende guitarra y asiste a la iglesia y así ha aprendido y en Cesal, donde ha complementado y ya puede tocar varios instrumentos.

Eliezer invita a todos los jóvenes que deseen mejorar sus condiciones económicas  y de vida a ingresar a los programas de emprendedores que tiene Centromype, para que se vuelvan empresarios triunfadores.